Por: MVZ Dipl. Haidé Ruiz

15/12/2017

Glutamina:

El aminoácido indispensable para un intestino sano

 

​La glutamina es un aminoácido condicionalmente esencial. Esto quiere decir que el cuerpo, en condiciones normales, tiene la capacidad de producirlo por sí mismo; pero, bajo situaciones adversas de enfermedad o convalecencia, su producción disminuye o se detiene y, por lo tanto, su ingesta se vuelve absolutamente necesaria.

La mayor producción de este aminoácido se lleva a cabo en los músculos, de donde, luego, es liberado al torrente sanguíneo para su participación en otros órganos del cuerpo.

La glutamina es vital para el correcto funcionamiento del tracto gastrointestinal, los riñones y el hígado. Además, fortalece el sistema inmunológico y tiene un papel clave en el mantenimiento de la mucosa intestinal. De hecho, el epitelio intestinal es el lugar en donde la glutamina ejerce su mayor actividad, promoviendo la salud y buen funcionamiento de las células que lo conforman.

Cuando el organismo de un perro o gato es sometido a situaciones de estrés severo, su cuerpo comienza a gastar mucha más glutamina de la que produce. Durante estos momentos, debido a la escasez de este aminoácido, se puede comenzar a dañar la mucosa intestinal, generando atrofia de las vellosidades intestinales (los “pelitos” que absorben los nutrientes) y, en casos extremos, úlceras o muerte de tejido.

El empleo de glutamina, como complemento nutricional, es de gran utilidad en animalitos convalecientes, con enfermedades crónicas, síndrome de intestino permeable (y alergias ocasionadas por esta condición) o con tratamientos farmacológicos agresivos.

Por ejemplo; los animales con cáncer bajo tratamiento quimioterapéutico, son más propensos a terminar con todas sus reservas de glutamina. Una vez que esto ocurre, el sistema inmunológico se ve seriamente comprometido y, a su vez, comienza a perderse la integridad de la mucosa gastrointestinal. Al adicionar glutamina en la dieta de estos animalitos, se reduce la toxicidad intestinal generada por los medicamentos y se fortalecen las defensas naturales del cuerpo.

En perros y gatos enfermos, que han dejado de comer por periodos prolongados de tiempo, es común que se dañe la mucosa intestinal, generando algo llamado “síndrome de mala absorción”. Condición que afecta la correcta absorción de nutrientes y que perdurará aún después de que la mascota se haya recuperado.

Se ha comprobado que, la administración oral de glutamina en estos pacientes, brinda un soporte excepcional al tracto digestivo, evitando el desarrollo de dicho síndrome.


La glutamina NO es un medicamento y su empleo suele ser muy benéfico y seguro. Sin embargo, debe evitarse su uso en animalitos con insuficiencia hepática o convulsivos. Ya que, su ingesta, podría evitar el buen funcionamiento de los fármacos empleados contra estos padecimientos.


Este aminoácido puede encontrarse en casi cualquier tienda naturista o de suplementos alimenticios. Por lo general, tiene dos presentaciones: polvo y cápsulas. Si deseas añadir glutamina a la dieta de tu pequeñín para fortalecer su intestino, la cantidad indicada es de 500mg por cada 10 kilos de peso al día, colocados sobre la comida.

Recuerda que, antes de comenzar a suplementar, es importante que tu médico veterinario holístico haga una revisión a tu mascota para verificar su estado de salud.