​Antes que nada, quiero agradecer a todas las personas, en México y alrededor del mundo, que se han tomado el tiempo de brindar su apoyo, de cerca o a distancia, en estos momentos tan difíciles dentro de mi país.

He tenido la oportunidad de ser partícipe y de observar la compasión, bondad y generosidad de miles de personas. Me encuentro en un estado de total gratitud y, es por ello que, desde el fondo de mi corazón, redacto este artículo con el objetivo de que sea sumamente beneficioso para tí y tu(s) compañeros(s) de vida.

A lo largo de estos días llenos de tanta tensión colectiva, me he topado con una gran cantidad de pacientes caninos y felinos con secuelas de estrés ocasionadas a partir del sismo del pasado 19 de septiembre en México.  Pero, ¿cómo puedes saber si tu mascota se encuentra dentro de esta situación?

Se ha observado que los animales, al igual que las personas, también pueden presentar una especie de estrés post-traumático, tras algún evento de importante magnitud. Naturalmente, la gente llega a pensar que sólo los perros para detección de bombas o droga, pueden llegar a padecer este problema; sin embargo, nada puede estar más lejos de la verdad.

Cuando un animal se encuentra expuesto a algún desastre natural, como es el caso de los terremotos o huracanes, también puede ser víctima de desequilibrios emocionales que varían desde un estrés ligero hasta un trauma que puede perdurar durante varios días, meses o, incluso, años, cuando no se trata adecuadamente.

Algunos de los signos presentes en animalitos afectados emocionalmente, incluyen:

- Depresión
- Inapetencia
- Permanecer ocultos durante mucho tiempo
- Respuesta exagerada a ruidos comunes, como al cierre de puertas o a la caída accidental de objetos.
- Intentos de escape ante situaciones de ruidos fueres.
- Necesidad de permanecer junto a una persona, a raíz del suceso.
- Inactividad y pocas ganas de jugar o de realizar las actividades que anteriormente solía realizar.
- En caso de perros de servicio (para rescate de personas, detección de cuerpos, etc.) suele observarse  incapacidad para realizar su tarea adecuadamente. Hay mucha distracción y poca concentración en su cometido.
- Respuesta alterada a la interacción con el propietario. Como no hacer caso a indicaciones que, antes, sí realizaba de    manera natural.


Es muy importante que, antes de confirmar si es un problema emocional lo que aqueja a nuestra mascota, descartemos cualquier enfermedad física. Ya que, algunos de los signos descritos anteriormente, también pueden presentarse en otras enfermedades. Es por ello que, de primera instancia, te sugiero llevar a tu mascota con un Médico Veterinario para que le haga un examen físico general y determine su estado de salud.

Una vez que estamos seguros de que nuestra mascota se encuentra físicamente sana, podemos pasar al aspecto emocional.


En primera instancia, te sugiero contactar con algún etólogo (profesional en el comportamiento animal). Sin embargo, a continuación, también te daré algunos tips que puedes ocupar para apoyar a tu compañero de vida:



1) Ofrécele un lugar seguro:Los animales se sienten más cómodos cuando tienen un espacio privado en el que ellos sepan que pueden guarecerse en cualquier momento. De preferencia, tiene que ser un lugar exclusivo para ellos, de donde no necesiten ser ahuyentados nunca. Este espacio puede ser una casita, una caja o una transportadora que siempre se encuentre con la puerta abierta. No sugiero que la guarida sea debajo de la mesa o de algún mueble, ya que no es lo suficientemente privado y, en caso de emergencia, sacar a tu mascota de debajo de un mueble puede ser prácticamente imposible.

 

2) Pasa tiempo con tu mascota: Nada resulta más tranquilizador para un animalito, que sentirse protegido junto a la persona que ama. Bríndale caricias y pasa tiempo con él en un ambiente relajado. Esto también te servirá a ti de terapia para liberarte de estrés. Digamos que es una ayuda mutua.

 
3) Utiliza musicoterapia: Personalmente, soy fan de la musicoterapia. No necesitas esforzarte mucho. Simplemente poner la pieza musical y permitir que tu mascota se relaje en el lugar donde se sienta más cómoda. Si te encuentras cerca, tú también te beneficiarás del maravilloso poder curativo del sonido.

Te recomiendo las piezas musicales de dos autores:

 - Lucas Cervetti: https://www.youtube.com/watch?v=kHj9NcIVzlo

 - Jeffrey Thompson: https://open.spotify.com/album/6yX70qiwQai96NaP8kWOAf


Las tengo muy bien probadas en mis pacientes y les han funcionado de maravilla. Sólo recuerda que no necesitan estar a un volumen demasiado alto. Su capacidad auditiva es mucho mayor que la nuestra y en un volumen medio-bajo pueden percibirla perfectamente.

 
4) Juega con tu mascota y fomenta que se ejercite: Si tu mascota no quiere jugar, puedes sacarla a correr. Si no quiere correr, puedes sacarla a caminar. Si no quiere caminar fuera, puedes pasearla con su correa dentro de tu casa. El punto aquí, es no estresarla más, pero fomentar en ella el movimiento de sus músculos. Esto favorece la circulación de energía y libera las emociones negativas.



5) Crear una rutina sana es muy importante: Si vas a poner música, ponla siempre a la misma hora. Si vas a pasar un rato con tu mascota, también ponte un horario específico para ello. Las rutinas relajan a los animales. Los hacen sentirse seguros. Si vas a introducir alguna actividad nueva, como sacar a tu perrito a correr, hazlo paulatinamente, de lo contrario, puedes generar más estrés del que ya tenía. Comienza despacio. No intentes aplicar todos los métodos de relajación el mismo día, ve poco a poco.

 
6) Ofrece otras terapias holísticas: Ya existen una gran cantidad de terapias holísticas empleadas en animales. Las flores de Bach funcionan muy bien para tratar estrés y traumas generados a partir de eventos catastróficos. También la acupuntura, herbolaria y aromaterapia son una magnífica opción. Consulta a tu médico veterinario holístico para que pueda ofrecerte alguno de estos tratamientos.

 
7) Aromaterapia: Si no sabes emplear aceites esenciales, te sugiero adquirir algunas plantitas de lavanda y jazmín (con flores). Colócalas cerca del lugar donde descansa tu mascota. El aroma es muy bien percibido por ellos. La lavanda relaja y el jazmín energiza y ayuda a brindar una sensación de alegría y bienestar.

 

8) No lo obligues a hacer algo que no quiere: Si le compraste una casita nueva para que se resguarde, y no quiere meterse a ella, no lo metas tú. Permite que agarre confianza y se sienta tranquilo cerca de la casa.

 
9) Ten mucha paciencia: El amor se manifiesta en la paciencia que tenemos hacia nuestras mascotas. Tratar con desequilibrios emocionales en animales, la mayoría de las veces, no es tan sencillo como parece. Se requiere mucha ecuanimidad, comprensión y persistencia. No basta con dedicarle tiempo a tu mascota un día o una vez por semana. Hay que hacerlo a diario, al menos, durante unos minutos. Es mil veces más útil dedicarle media hora diariamente, que dedicarle cuatro horas un solo día a la semana.



Algunos médicos veterinarios sugieren el empleo de fármacos antidepresivos para ciertos casos. Sin embargo, personalmente, prefiero agotar todas las opciones alternativas antes de ocupar este tipo de tratamientos. Generalmente, si se tiene compromiso y disciplina, bastará con el abordaje holístico.

Para finalizar, quiero agregar algo muy importante, particularmente hablando del sismo ocurrido el pasado 19 de septiembre en México:

Si rescataste perros perdidos después del movimiento telúrico, por favor, dales tiempo para relajarse. Si no has encontrado a sus propietarios, ten paciencia. Hacen falta varios días para que las personas se encuentren más tranquilas y puedan dedicarse de lleno a encontrar a sus perritos o gatitos. Los propietarios seguramente están igual de angustiados que sus mascotas perdidas. Ambos necesitan tiempo para estabilizarse antes de encontrarse de nuevo.


Te pido que no te rindas y NO des en adopción a los animalitos aún. Espera el tiempo suficiente hasta que la situación colectiva se encuentre más estable. El perrito o gatito, acaba de perder a su mejor amigo humano; esto es un hecho muy estresante y triste para él. Ahora que tú lo tienes, ha comenzado un proceso de adaptación emocional que se vería fuertemente interrumpido si decides darlo en adopción a escasos días del catastrófico suceso.

Por favor, ¡espera un poco más! ¡Te aseguro que tu rescatado te lo va a agradecer!














Después del terremoto:

Mi mascota ya no es la misma de antes

​ 

Por: MVZ Dipl. Haidé Ruiz

28/09/2017