Por: MVZ Dipl. Haidé Ruiz

02/11/2017

Cúrcuma:

Beneficios de una planta milenaria

​ 

​La cúrcuma (Curcuma longa), también llamada azafrán Indio o jengibre amarillo, es una planta de la familia Zingiberaceae; la misma familia de donde proviene el jengibre. Es una especia ampliamente utilizada en Asia para preparar diversos platillos típicos. Se ha utilizado en medicina Ayurvédica (medicina tradicional de la Inida) desde hace cientos de años para tratar diversos padecimientos y prevenir enfermedades.

La cúrcuma posee diversos compuestos benéficos para la salud, pero el más sobresaliente es una sustancia llamada curcumina, que tiene un efecto antioxidante y antiinflamatorio muy potente.

La porción de la planta que se emplea de manera medicinal es el rizoma, que se caracteriza por tener un pigmento amarillo-anaranjado y un sabor fuerte

Es originaria de Asia y crece en países como Cambodia, China, India, Indonesia, Filipinas, y en otros países tropicales.

Se conoce por sus propiedades antiinflamatorias, antioxidantes, anticancerígenas, antiplaquetarias (anticoagulante), colagogas (facilita la expulsión de bilis) y hepatoprotectoras (protege al hígado).

La curcumina tiene la capacidad de inhibir la síntesis de unas enzimas llamadas: ciclooxigenasa y 5-lipooxigenasa. Estas enzimas se encuentran asociadas a procesos inflamatorios; es por ello, que la cúrcuma tiene propiedades antiinflamatorias.

En medicina humana, se ha empleado durante muchos años para tratar pacientes con úlcera péptica, artritis, diarrea y problemas de la piel.

En animales, se ha empleado de forma tópica sobre abscesos, úlceras, heridas de castración, sangrados e infecciones por hongos.

También se ha observado su utilización en artritis y desequilibrios del tracto gastrointestinal, como es el caso de la enfermedad intestinal inflamatoria. Cabe menciona que, en un estudio realizado en ratas, se observó que la curcumina ayuda a reducir la inflamación de las articulaciones.

Desafortunadamente, esta sustancia tiene una biodisponibilidad muy baja cuando se consume sola. Es por ello que, si deseas brindar cúrcuma en la dieta de tu mascota, te sugiero agregar pimienta negra (Piper nigrum). La pimienta contiene una sustancia llamada piperina, que inhibe la destrucción de la curcumina en el intestino y el hígado; lo que favorece niveles más altos de este benéfico componente en el organismo.

Además, es muy importante que tu peludo consuma la cúrcuma con algún alimento que tenga buen contenido de grasa o aceites; ya que, esto va a favorecer su absorción en el intestino.

En un estudio realizado con animales de laboratorio, se comprobó la acción hepatoprotectora de la curcumina contra la inflamación ocasionada por unos compuestos llamados galactosamina y lipopolisacárido. También se ha observado que mejora la función depurativa del hígado, cuando éste ha sido dañado.

Además, esta increíble planta, estimula la muerte de células tumorales y evita la generación de vasos sanguíneos en los tumores; lo que impide a las células malignas, recibir los nutrientes que necesitan para seguir con vida.

Su consumo es muy seguro. En un estudio empleado en ratas para evaluar su posible toxicidad durante 28 días de administración oral; se observó que no hubo efecto tóxico significativo, incluso con la dosis más elevada (1000mg/kg).

Para brindar este maravilloso suplemento a tu mascota, puedes preparar algo llamado “Pasta dorada”. Existen muchas recetas en la red. A continuación, te voy a mostrar la que yo utilizo:

Ingredientes:


- ½ taza de cúrcuma en polvo


- 2 cucharaditas de pimienta negra molida (recordemos la importancia de la piperina)


- 1/3 de taza de aceite de coco (también puedes emplear aceite de oliva extra virgen o de linaza, prensados en frío).      Es necesario agregar el aceite para favorecer la absorción de la curcumina. Personalmente prefiero el aceite de coco    por los beneficios que brinda.


- 1-2 tazas de agua


Procedimiento:

1) Coloca la cúrcuma en una cacerola y agrega el agua.

2) Coloca la mezcla en la estufa hasta que comience a hervir. Posteriormente, déjala en fuego bajo durante 7 minutos más. Mezcla gentilmente mientras esperas a que se forme una pasta.

3)Retira tu mezcla del fuego y deja que se enfríe ligeramente.

4) Agrega el aceite y la pimienta negra.

5)Mezcla todo muy bien y permite que termine de enfriarse.

6) Guárdalo en el refrigerador por un máximo de dos semanas. Posterior a este tiempo, tendrás que hacer más. Si sabes que tienes demasiado, te sugiero congelarlo.

Administración:

Perros: 1/4 de cucharadita de dos a tres veces al día en los alimentos. Puede incrementarse hasta llegar a una cucharada sopera en perros grandes.

Gatos: 1/8 de cucharadita de dos a tres veces al día en los alimentos. Puede incrementarse hasta ½ cucharadita.